4 prácticas de emprendedores que alcanzan el éxito

4 prácticas de emprendedores que alcanzan el éxito

La emprendedora y autora Sarah Robb O’Hagan reflexiona sobre lo que separa a los ganadores de los perdedores y asegura que los ganadores están constantemente analizando sus fracasos. Siempre están buscando oportunidades de aprendizaje. No dejan que los reveses los definan. En cambio, aceptan el fracaso como una oportunidad para mejorar.

La diferencia entre ganar y perder está en lo que decides hacer con lo que queda después de fracasar. A continuación cuatro prácticas de emprendedores que alcanzan el éxito.

1. Favorecen la capacidad sobre la capacidad

JC Glick en su libro ‘Una luz en la oscuridad: Desarrollo de liderazgo para el desconocido’ analiza un ejemplo para concluir que los líderes deben centrarse en la creación de capacidad.
Cuando los líderes piensan sólo en las capacidades de sus empresas animan a los empleados a concentrarse en repetir los éxitos del pasado.

2. Practican la escucha activa

Rodéate de gente con ideas diferentes, sé curioso y haz preguntas. La escucha activa es una manera poderosa de aumentar tus conocimientos y te convertirá con el tiempo en un buen líder.

3. Tienen un apetito voraz de aprender

Cuando se le preguntó cuál sería el atributo que los CEO necesitarían más para triunfar en el siglo XXI, Michael Dell respondió: “Yo pondría mi apuesta en la curiosidad”.

Cada solución comienza con una pregunta. Si no te haces preguntas difíciles, entonces estás estancado. El aprendizaje es un proceso continuo que no se detiene después del éxito. Es imprescindible fomentar e integrar el aprendizaje como parte de la cultura organizacional y empresarial.

4. Practican la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad de identificar, interpretar y manejar las emociones en sí mismo a través de las situaciones. Consiste en saber cuándo hablar, cuándo escuchar y cuándo no hacerlo. No te preocupes si no la practicas todavía. La inteligencia emocional puede ser aprendida y desarrollada con el tiempo. ¿A qué esperas para empezar?

Fuente: Forbes.es